CU-GÁLVEZ / Noticias

"Trabajamos en equipo con el compromiso que caracteriza a la UNL”

Lo subrayó el rector Enrique Mammarella en el Día Internacional del Trabajador y de la Trabajadora. “Remarcamos la tarea comprometida de todo el personal de la UNL en este contexto de emergencia", aseguró Mammarella.

“Para concientizar, contener y prevenir la pandemia de Coronavirus COVID-19, en la Universidad Nacional del Litoral desde principios de marzo venimos trabajando en equipo, denodadamente, con el compromiso y la responsabilidad que caracteriza a la comunidad del Litoral”, aseguró el rector de la UNL, Enrique Mammarella, para luego destacar “el rol de todo el personal nodocente, docente y contratado de la institución que se ha comprometido, como siempre, en este momento histórico tan particular de emergencia sanitaria generada por la pandemia de Coronavirus COVID-19. Por eso, en el Día del Trabajador y la Trabajada, queremos reconocer su figura y el aporte vital que realizan para mantener viva la llama de la Lux Indeficiens de la UNL, consolidando el presente y construyendo el futuro”.
En esta línea, remarcó que si bien resta camino por recorrer, los pasos dados son los correctos y, así, enfatizó: “Seguiremos en acción como hasta ahora, privilegiando el cuidado de la salud, el derecho a la educación pública, el compromiso institucional y la calidad educativa, asegurando el respeto y la tolerancia por la diversidad que impera en nuestra sociedad y en la heterogeneidad del sistema universitario argentino. No estamos de vacaciones, hace más de un mes y medio que comenzamos con estas medidas y seguimos trabajando con todo el compromiso y responsabilidad que caracteriza a la comunidad del Litoral. Hoy, con responsabilidad y desde nuestras casas, seguimos creando, investigando, trabajando, innovando para consolidar el presente y construir el futuro". 
Cabe señalar que toda la información oficial vinculada a las acciones que la Universidad desarrolló en este contexto se encuentran en www.unl.edu.ar/coronavirus

Universidad pública
Luego, Mammarella explicó: “Desde inicios de marzo estamos haciendo muchos esfuerzos institucionales para continuar cumpliendo con nuestra misión como Universidad Pública en este contexto generalizado de excepcionalidad producto de esta pandemia que nos toca afrontar y, acompañando la política de las autoridades sanitarias nacionales y provinciales, tomamos todas las disposiciones administrativas necesarias para garantizar el cumplimiento de las medidas de aislamiento por parte de los miembros de la comunidad universitaria. No nos tomamos este período como vacaciones y por Resolución Rectoral 357/2020 del 9 de marzo, constituimos un Comité de Emergencia coordinado por la Secretaría General e integrado por representantes de las Secretarías de Planeamiento Institucional y Académico, de Desarrollo Institucional e Internacionalización y de Bienestar, Salud y Calidad de Vida, Direcciones de Salud, Obras y Servicios Centralizados y de Comunicación Institucional invitándoles a participar del Comité a los gremios docente a través de ADUL y no docente a través la APUL; a la organización estudiantil a través de FUL; y a la OSUNL”.
A partir de ese día, la Universidad participó de “reuniones con autoridades nacionales de los Ministerios de Educación y Salud de la Nación y de la Provincia de Santa Fe, organizamos reuniones periódicas con las decanas y los decanos, directores de Centros Universitarios y Escuelas, y responsables de las secretarías de Rectorado y, previo a las medidas de aislamiento social obligatorio dictadas por el Gobierno nacional, se decidió sugerir el resguardo y aislamiento voluntario del personal docente, no docente, personal académico temporario o visitante y terceros que presten servicios no académicos permanentes o temporarios de la UNL que tuviere más de 65 años o estuvieren comprendidos dentro de grupos de riesgo, así como también eximir de las obligaciones académicas por el período que permanezcan en situación de resguardo y aislamiento a los estudiantes mayores de 65 años o que estuvieren comprendidos en grupos de riesgo”.

Prevención, contención, concientización
A partir del trabajo coordinado con los gremios ADUL y APUL, se concretaron capacitaciones y se elaboraron protocolos de procedimientos de higiene para la prevención personal, para el egreso e ingreso a las viviendas y la convivencia con personas de riesgo, para la limpieza y desinfección para nuestros establecimientos. También se trabajó en torno a cuestiones vinculadas a la seguridad y la salud para trabajar desde casa. Se adquirió y distribuyó en todo el ámbito universitario jabón líquido, alcohol en gel y toallas de papel. Lo mismo sucedió con elementos de protección sanitaria individual para el personal afectado a tareas de salud, limpieza y vigilancia. En el mismo sentido, dentro de la UNL se realizó una campaña especial de vacunación antigripal para el personal que cumple tareas en el centro de salud, y de vigilancia y limpieza durante la emergencia dentro del ámbito de la UNL.

Educación de calidad, con apoyo virtual
“Asimismo, como resguardo de la Salud de nuestra comunidad, se modificó el calendario académico aprobado, difiriendo la fecha de inicio del primer cuatrimestre y disponiendo que el comienzo de las actividades académicas para las carreras de grado y pregrado sea bajo la modalidad virtual”, indicó Mammarella para luego completar: “A partir de ese momento y con un esfuerzo importante por parte de las secretarias y los secretarios Académicos, las coordinadoras y los coordinadores de Carrera, el equipo de la Secretaría de Planeamiento Institucional y Académico y docentes referentes, se conformó un equipo de trabajo que se abocó al diseño de una estrategia institucional académica, comunicacional y tecno-pedagógica apropiada para el desarrollo de un plan de virtualización acorde a las necesidades de estudiantes y docentes de las diferentes carreras que se dictan en la UNL y conforme a la arquitectura tecnológica disponible en el Sistema Institucional de Educación a Distancia (SIED) de la UNL, que cuenta con la acreditación de CONEAU, se han constituido ambientes virtuales distribuidos compuestos por aulas virtuales + conexión por zoom o dispositivos similares + micrositios, cogestionados por cada unidad académica”.
En esta línea, el Rector aseguró que “si bien esta estrategia -que con el esfuerzo mancomunado de todo el plantel docente de la UNL y la comprensión y apoyo de los estudiantes ya se puso gradualmente en marcha a partir del 1 de abril- no asegura poder reemplazar en todos los casos la necesaria presencialidad para algunas de las actividades incluidas en los programas de cada asignatura, sí brinda condiciones y oportunidades pedagógicas para avanzar en el desarrollo del cuatrimestre y posibilita que miles de estudiantes comiencen sus clases virtualmente. Para ello también hubo que prepararse y capacitarse, y seguimos día a día formándonos y aprendiendo para procurar garantizar el desarrollo de las clases y su calidad”.
Luego, Mammarella indicó que “en algunos casos y cuando la situación lo permita, se habrá de reprogramar algunas actividades presenciales para poder cumplir con todos los requisitos establecidos, pero en ningún caso se puede poner en duda la calidad educativa por el solo hecho de no poder hacer uso temporariamente de la presencialidad a la que estamos acostumbrados”. Finalmente, en esta línea, enfatizó: “Ir en contra de la virtualidad es ir contra del desarrollo pedagógico y los avances desarrollados por instituciones como la UNL que acumula ya 25 años de conocimiento previo generado por la modalidad de educación a distancia, la cual ha impulsado cambios en los modos de enseñanza y avanzado con experiencias significativas en la producción de materiales innovadores que complementan habitualmente la enseñanza presencial”.

Sistema universitario nacional
UNL también trabajó, de manera complementaria y solidaria, con el resto de las universidades que componen el sistema público nacional pudiéndose así poner en línea a través del Sistema de Información Universitaria (SIU) del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), un catálogo colaborativo de recursos para la implementación de las clases virtuales en las instituciones universitarias públicas. Por otra parte, a partir de la suspensión de clases en los diferentes niveles educativos en el país como medida para mitigar la propagación del coronavirus, el CIN y el Ministerio de Educación de la Nación Argentina firmaron un convenio marco que posibilitará la producción y difusión de contenidos pedagógicos por parte de la Asociación de Radiodifusoras Universitarias Nacionales de Argentina (ARUNA), la Red Nacional de Audiovisuales Universitaria (RENAU) y la Red de Editoriales Universitarias Nacionales (REUN), organizaciones interuniversitarias dependientes del CIN, lo que demuestra que siempre se continúa trabajando como sistema y pensando en todos los niveles educativos. A estas acciones debe sumarse que la UNL ha puesto a disposición de la comunidad en su repositorio digital, libros, películas y demás materiales académicos, pedagógicos y culturales que pueden ser empleados también por los diferentes niveles educativos de la jurisdicción y demás actores culturales. Todas estas iniciativas también fueron complementadas con acciones coordinadas SPU y CIN para gestionar que las empresas proveedoras de telefonía no cobren el tráfico de datos por el acceso al material disponible en los portales educativos de las universidades nacionales.

Compromiso social 
Más adelante, el rector Mammarella remarcó que “en este tiempo, UNL estuvo trabajando atenta a las necesidades de los diferentes niveles de gobierno para la atención de la emergencia derivada por la Pandemia de COVID-19. A través de una relación responsable y mancomunada, organizando, coordinando y poniendo a disposición de ellos los recursos, instalaciones y capacidades que la institución posee para diagnóstico y determinaciones complejas; para ensayo de dispositivos, equipamiento y tratamientos; para la producción de insumos para kits inmunoenzimáticos; para el desarrollo de tecnología diagnóstica inmuno-PCR; en capacitación y asesoramiento en emergentología, en bioestadística aplicada a las ciencias de la salud, en logística y/o en gestión y comunicación de riesgos; en atención de salud para descomprimir a los efectores de salud de la Provincia en actividades como por ejemplo, la vacunación antigripal y la donación de sangre; en producción de insumos claves para la emergencia como son los alimentos nutritivos, los dispositivos para la protección de los trabajadores, o el alcohol en gel u otros sanitizantes que están dando respuesta a las necesidades de muchas entidades de la región; y para articular con el sistema de empresas de base tecnológica de la región y con los proveedores de la UNL de manera que puedan contribuir también ellos a disminuir los alcances de esta pandemia”.
“De igual modo -continuó el Rector-, fiel a la característica que la distingue como comunidad solidaria, la comunidad universitaria de la UNL está presente a través de acciones de voluntariado de estudiantes, docentes, no docentes, graduados, jubilados y personal de gestión, colaborando en la atención del call center del Ministerio de Salud de la Provincia, realizando el apoyo a personas con discapacidad, el acompañamiento de adultos mayores, para comprar y transportar insumos (alimentos, medicamentos, elementos de higiene, entre otros), el apoyo en tareas logísticas, la colaboración con organizaciones sociales, el apoyo tutorial para estudiantes de otros niveles, etc. La UNL está presente acompañando y colaborando con todos aquellos que tienen que tomar decisiones, trabajar todos los días en cada hospital, clínica, sanatorio o laboratorio, o dedicarse a otras actividades críticas e indispensables para que podamos seguir funcionando como sociedad y cuidándonos entre todos”.

Internacionalización
En cuanto a la internacionalización, se trabajó en contacto con los puntos focales y coordinadores académicos de las diferentes unidades académicas, y en coordinación con la FUL se propuso posponer para el segundo semestre las actividades de intercambio a aquellos estudiantes propios o extranjeros que aún no hubieran realizado su viaje para tomar la plaza en destino. A su vez, se tomó contacto con los estudiantes de la UNL que ya estaban haciendo intercambios en los países de riesgo, se relevó la situación de salud y desarrollo de las actividades académicas en las universidades de destino y se gestionó ante la Secretaría de Políticas Universitarias para colaborar con el proceso de repatriación de nuestros estudiantes que querían regresar al país. Como corresponde, se comunicó y controló lo necesario en cuanto a medidas de resguardo y aislamiento que debían guardar los intercambistas de universidades de los países de riesgo y los estudiantes de la UNL que ingresen al país. Lo mismo sucedió con aquellos estudiantes extranjeros que optaron por regresar a sus países de origen. Desde la UNL se mantiene contacto permanente con los estudiantes de intercambio en resguardo mientras dure su aislamiento, con las familias de los estudiantes que están en el exterior, con las universidades extranjeras partners en las acciones de movilidad y con todas las redes internacionales que UNL integra.

Virtualización, servicios indispensables y actividades críticas
Asimismo, en este proceso, “UNL prosiguió con su trabajo en la virtualización de procesos administrativos para aumentar la cantidad de trámites disponibles a distancia, pero, también, para proteger a nuestros empleados administrativos de manera que puedan realizar las tareas laborales desde sus casas. Y, como la Universidad no son sólo las aulas, se continuó monitoreando y manteniendo el equipamiento y la infraestructura de nuestros servidores informáticos, de nuestros laboratorios, talleres y gabinetes; manteniendo nuestros cultivos, nuestros invernaderos, ceparios, bioterios y demás instalaciones experimentales; alimentando y atendiendo a las necesidades de nuestros animales de campo; supervisando nuestros campos y reservas ecológicas y preservando la seguridad de nuestras instalaciones”, explicó Mammarella.

Comunicación institucional
La comunicación institucional interna y externa en este contexto de crisis se centralizó en la Dirección de Comunicación Institucional que trabaja en articulación con todas las áreas de Rectorado, las diez unidades académicas, centros universitarios, escuelas preuniversitarias, FUL y OSUNL. Se desarrolla una campaña de concientización basada en información oficial a partir de la generación de contenidos institucionales, periodísticos, gráficos, audiovisuales y de redes sociales. En este contexto, además, se creó un espacio virtual oficial (www.unl.edu.ar/coronavirus) en el que se puede acceder a recomendaciones y medidas de prevención, así como también al protocolo de actuación, resoluciones, actas y todos los documentos oficiales generados por la Universidad que pueden ser consultados y descargados en línea. En esta plataforma, también, se facilita el acceso a material, gráfico, periodístico, recomendaciones, FAQs y audiovisuales.

Trabajo en equipo
Mammarella también destacó “el esfuerzo, compromiso y acompañamiento de todos los miembros de la comunidad Universitaria en esta emergencia y los insto a continuar por este camino. Hoy no podemos predecir, y menos asegurar, cuándo y bajo qué circunstancias podremos retomar todas las actividades presenciales que hacen al funcionamiento de una Universidad que trabaja por la generación y distribución del conocimiento como un bien público y social y que asume el desafío permanente de formar mujeres y hombres libres que trabajen por una Argentina inclusiva, solidaria, con mayor libertad, igualdad, equidad y justicia. Seguramente, habrá un período de transición en el que seguiremos tomando, como hasta ahora, decisiones integrales y consensuadas para el beneficio de toda la comunidad educativa”
Luego, el Rector de la UNL remarcó: “Seguiremos trabajando sin descanso, en el marco de la autonomía universitaria para desarrollar propuestas responsables y creativas, y mantener nuestra Casa con las puertas abiertas, comprometiendo nuestros conocimientos, capacidades y saberes al servicio de la humanidad y de los derechos humanos; cumpliendo con los mandatos que nos impone la ética profesional, desempeñando nuestro ejercicio con dignidad, responsabilidad e idoneidad y observando el fiel cumplimiento de las leyes y de nuestro Estatuto Universitario como lo establece nuestra fórmula de juramento profesional.
Para concluir, aseguró: “Seguiremos en acción como hasta ahora, privilegiando el cuidado de la salud, el derecho a la educación pública, el compromiso institucional y la calidad educativa, asegurando el respeto y la tolerancia por la diversidad que impera en nuestra sociedad y en la heterogeneidad del sistema universitario argentino. No estamos de vacaciones, hace un mes comenzamos con estas medidas y seguimos trabajando con todo el compromiso y responsabilidad que nos caracteriza”.

Última actualización: 02/05/2020 a las 20:31 hs.